Ictericia

En la ictericia, la piel y el blanco del ojo (esclerótica) se vuelven amarillos. La ictericia se produce cuando hay un exceso de bilirrubina (un pigmento amarillo) en la sangre, una enfermedad conocida como hiperbilirrubinemia.

La bilirrubina se forma cuando la hemoglobina (la parte de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno) se descompone como parte del proceso normal de reciclaje de los glóbulos rojos viejos o deteriorados. La bilirrubina se transporta en el torrente sanguíneo hasta el hígado, donde se une a la bilis. La bilirrubina se excreta entonces a través de las vías biliares hacia el tubo digestivo, de manera que puede ser eliminada del organismo. La mayor parte de la bilirrubina se elimina en las heces, pero una pequeña cantidad lo hace en la orina. Si la bilirrubina no se excreta a través de las vías biliares del hígado con la suficiente rapidez, se acumula en la sangre y se deposita en la piel. El resultado es la ictericia.

Muchas personas con ictericia también tienen orina oscura y heces de color claro. Estos cambios se producen cuando un bloqueo u otro problema impide que la bilirrubina sea eliminada en las heces, lo que ocasiona que una mayor cantidad de bilirrubina sea eliminada por la orina.

Si las concentraciones de bilirrubina son elevadas, las sustancias que se forman cuando la bilis se descompone se pueden acumular, causando picor en todo el cuerpo. Pero la ictericia en sí causa, aparte de los mencionados, muy pocos síntomas en adultos. Sin embargo, en los recién nacidos con ictericia, los niveles elevados de bilirrubina (hiperbilirrubinemia) pueden causar un tipo de lesión cerebral denominada kernícterus. Además, muchos trastornos que causan ictericia también producen otros síntomas o problemas graves. Estos pueden incluir náuseas, vómitos y dolor abdominal, y la presencia de pequeños vasos sanguíneos en forma de araña que son visibles en la piel (arañas vasculares). Los varones pueden tener un aumento de volumen de las mamas, una disminución del tamaño de los testículos y una distribución del vello púbico similar al de las mujeres.

LOS PROBLEMAS GRAVES PUEDEN INCLUIR…

Ascitis: Acumulación de líquido dentro del abdomen

Coagulopatía: Tendencia al sangrado y a la formación de hematomas

Encefalopatía hepática: Deterioro mental debido a una disfunción del hígado, lo que permite que las sustancias tóxicas se acumulen en la sangre, lleguen al cerebro y provoquen cambios en la función mental (como confusión y somnolencia)

Hipertensión portal: Elevación de la presión en las venas que llevan la sangre al hígado, lo que puede producir sangrado en el esófago y a veces en el estómago

Si se ingieren grandes cantidades de alimentos ricos en beta-caroteno (como zanahorias, calabaza y algunos melones) la piel puede tener un aspecto ligeramente amarillo, pero las escleróticas (la porción del globo ocular que normalmente es blanca) no se pigmentan y no se vuelven amarillas. Esta situación no es ictericia y no está relacionada con ninguna enfermedad del hígado.

¿Sabías que…?

Comer demasiadas zanahorias puede hacer que la piel tenga color amarillo, pero esto no indica que se tiene ictericia.

Causas de la ictericia

La ictericia tiene muchas causas. La mayoría implican enfermedades o fármacos o sustancias que:

Dañan el hígado

Interfieren con el flujo de la bilis

Ocasionan la destrucción de los glóbulos rojos (hemólisis), lo que produce más bilirrubina de la que el hígado puede manejar

Las causas más frecuentes de la ictericia son las siguientes:

Hepatitis

Enfermedad hepática alcohólica

Obstrucción de una vía biliar por un cálculo biliar (por lo general) o un tumor

Reacción tóxica a un fármaco o a una hierba medicinal

Hepatitis

Valoración de la ictericia

La ictericia es obvia, pero identificar su causa requiere de exámenes clínicos, análisis de sangre y a veces de otras pruebas.

Signos de alarma

En las personas afectadas por ictericia, los siguientes síntomas son motivo de preocupación:

Dolor abdominal intenso espontáneo y a la palpación

Cambios en la función mental, como somnolencia, agitación o confusión

Sangre en las heces o heces de color oscuro o alquitranado

Sangre en el vómito

Fiebre

Tendencia a presentar hematomas o a sangrar con facilidad. A veces se produce una erupción de color púrpura rojizo a base de pequeños puntos o manchas más grandes (que indican el sangrado en la piel)

Cuándo acudir al médico

Si se presenta algún signo de alarma se debe acudir al médico tan pronto como sea posible. Cuando no hay signos de alarma se debe acudir al médico en el plazo de unos días.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico. A continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa y las pruebas que pueden ser necesarias

El médico pregunta cuándo comenzó la ictericia y cuánto tiempo ha estado presente. También pregunta en qué momento la orina empezó a presentar un color oscuro (lo que por lo general se produce antes de que aparezca la ictericia) y sobre la aparición de otros síntomas, como prurito, fatiga, cambios en las heces y dolor abdominal. Son de especial interés los síntomas que sugieren una causa grave. Por ejemplo, la pérdida repentina de apetito, las náuseas, los vómitos, el dolor abdominal y la fiebre sugieren hepatitis, en especial en personas jóvenes y en aquellos con factores de riesgo de hepatitis. La fiebre y el dolor intenso y constante en la parte superior derecha del abdomen sugieren colangitis aguda (infección de las vías biliares), por lo general cuando existe una obstrucción de las vías biliares. La colangitis aguda se considera una urgencia médica.

El médico pregunta al paciente si ha tenido previamente enfermedades del hígado, si se le ha realizado una cirugía sobre las vías biliares, y si toma fármacos o sustancias que puedan causar ictericia (incluyendo alcohol, medicamentos sin receta, hierbas medicinales y otros productos a base de hierbas, como el té). Saber si los familiares han presentado ictericia u otras enfermedades del hígado puede ayudar a identificar trastornos hepáticos hereditarios.

Pruebas de diagnóstico por la imagen como

Ecografía (colocando la sonda de ultrasonidos en el abdomen)

Ecografía endoscópica (con una sonda situada en un tubo flexible provisto de una pequeña cámara y que se introduce hasta el intestino delgado)

Colangiografía por TC (TC de las vías biliares después de inyectar un medio de contraste radiopaco en una vena)

CPRM (RMN de los conductos biliares y pancreáticos utilizando técnicas especializadas)

CPRE (radiografías de los conductos biliares y pancreáticos obtenidas después de introducir un medio de contraste radiopaco en estos conductos a través de un tubo flexible, provisto de una cámara, introducido a través de la boca hasta el intestino delgado)

Biopsia si los resultados de las pruebas de diagnóstico por la imagen sugieren un tumor maligno

Tratamiento de la ictericia

Tratamiento de la causa

Para el prurito, colestiramina

Para una obstrucción de la vía biliar, un procedimiento para abrirla (como una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica)

Se trata el trastorno subyacente y cualquier problema que este pueda producir. Si la ictericia es debida a una hepatitis vírica aguda, puede desaparecer gradualmente sin tratamiento, conforme mejora el estado del hígado. Sin embargo, la hepatitis puede cronificarse incluso aunque la ictericia desaparezca. La ictericia en sí no requiere ningún tratamiento en adultos (a diferencia de los recién nacidos, ver La ictericia en recién nacidos).

Por lo general, el picor (prurito) desaparece gradualmente a medida que mejora el estado del hígado. Si el prurito es muy molesto, puede ser útil el tratamiento oral con colestiramina. Sin embargo, la colestiramina no es eficaz cuando está completamente bloqueada alguna vía biliar.

Si la causa es una obstrucción de una vía biliar, se puede realizar algún procedimiento para abrir el conducto biliar obstruido. Esto, por lo general, se puede hacer durante la CPRE, utilizando instrumentos introducidos a través del endoscopio.

Aspectos esenciales para las personas mayores: Ictericia

En las personas mayores, el trastorno que causa la ictericia puede ocasionar síntomas diferentes a los que por lo general ocurren en personas más jóvenes, o bien, los síntomas pueden ser más leves o más difíciles de reconocer. Por ejemplo, si las personas mayores sufren una hepatitis vírica aguda, a menudo tienen mucho menos dolor abdominal que los jóvenes. Cuando un anciano sufre confusión el médico puede diagnosticar erróneamente demencia, sin darse cuenta de que la causa es una encefalopatía hepática. Es decir, la función del cerebro se deteriora debido a que el hígado es incapaz de eliminar las sustancias tóxicas de la sangre (como ocurre en condiciones de normalidad) y, por lo tanto, las sustancias tóxicas pueden alcanzar el cerebro.

En los ancianos, la ictericia suele ser resultado de una obstrucción en las vías biliares siendo más frecuente que la obstrucción esté producida por un tumor maligno. El médico sospecha que el bloqueo está producido por un cáncer cuando el anciano ha perdido peso, tiene únicamente picor leve, no tiene dolor abdominal y presenta un abultamiento en el abdomen.


Urgencias Médicas
24 horas

Algunas de nuestras
Especialidades

https://promedicasanjose.com/wp-content/uploads/2020/06/clinicapromesa-urologia-odontologia-bariatria-trauma-ortopedia-otorrino-ginecologia-dermatologia-cardiologia-pediatria-maxilofacial-cirugiaplastica-medicinainterna-trauma-ortopedia.jpg

Traumatología y Ortopedia

Atención médica y quirúrgica de lesiones traumáticas de las extremidades, la columna vertebral y sus estructuras asociadas.

https://promedicasanjose.com/wp-content/uploads/2021/04/promedicasanjose-urologia-odontologia-bariatria-trauma-ortopedia-otorrino-ginecologia-dermatologia-cardiologia-pediatria-maxilofacial-cirugiaplastica-medicinainterna-cdmx-ginecologia.jpeg

Cirugía General

Operaciones quirúrgicas del aparato digestivo, tracto gastrointestinal, sistema hepato-bilio-pancreático, sistema endocrino, glándulas suprarrenales, tiroides, paratiroides, mama y otras glándulas.

https://promedicasanjose.com/wp-content/uploads/2020/06/clinicapromesa-urologia-odontologia-bariatria-trauma-ortopedia-otorrino-ginecologia-dermatologia-cardiologia-pediatria-maxilofacial-cirugiaplastica-medicinainterna-cdmx-ginecologia.jpg

Ginecología y Obstetricia

Atención durante el embarazo y el parto, así como el diagnóstico y tratamiento de enfermedades en los órganos reproductivos femeninos.

https://promedicasanjose.com/wp-content/uploads/2021/04/priomedicasanjose-urologia-odontologia-bariatria-trauma-ortopedia-otorrino-ginecologia-dermatologia-cardiologia-pediatria-maxilofacial-cirugiaplastica-medicinainterna-cdmx-ginecologia-1.jpeg

Urología

Diagnóstico y tratamiento de las enfermedades morfológicas renales y de las del aparato urinario y retroperitoneo que afectan a ambos sexos.