Inicio » Especialidades » Dermatólogo CDMX » Exposición al sol

Exposición al Sol

Exposición al sol, Tomar sol. Los rayos ultravioleta (UV) son una forma invisible de radiación.

Pueden penetrar la piel y dañar las células. Las quemaduras de sol son un signo de daño en la piel. El bronceado tampoco es saludable. Aparece después que los rayos del sol ya mataron algunas células y dañaron otras. Los rayos UV pueden causar lesiones en la piel durante cualquier estación del año y a cualquier temperatura. También pueden causar problemas en los ojos, arrugas, manchas en la piel y cáncer de piel.

Para protegerse:

  • Manténgase alejado del sol cuando sus rayos son más fuertes (entre las 10 a.m. y las 4 p.m.)
  • Use protector solar con un SPF de 15 o más
  • Utilice ropa protectora
  • Use anteojos de sol con buena cobertura que le brinden 100 por ciento de protección contra los rayos UV
  • Evite las lámparas solares y las camas para broncearse

Revise su piel con regularidad para detectar cambios en el tamaño, la forma, el color o la textura de sus marcas de nacimiento, lunares y manchas. Esos cambios pueden ser un signo de cáncer en la piel.

SÍNTOMAS DEL ATAQUE CARDÍACO

Un ataque cardíaco es una urgencia médica. Si usted tiene síntomas de un ataque cardíaco, llame de inmediato al número local de emergencias

NO intente conducir usted mismo hasta el hospital.
NO SE DEMORE. Usted está en el más alto riesgo de muerte súbita en las primeras horas de un ataque cardíaco.
El dolor torácico es el síntoma más común de ataque cardíaco. Usted puede sentir el dolor sólo en una parte del cuerpo o puede irradiarse desde el pecho a los brazos, el hombro, el cuello, los dientes, la mandíbula, el área abdominal o la espalda.

El dolor puede ser intenso o leve y se puede sentir como:

Una banda apretada alrededor del pecho.
Indigestión intensa.
Algo pesado posado sobre el pecho.
Presión aplastante o fuerte.
El dolor generalmente dura más de 20 minutos. Es posible que el reposo y un medicamento llamado nitroglicerina no alivien completamente el dolor de un ataque cardíaco. Los síntomas también pueden desaparecer y regresar.

Otros síntomas de un ataque cardíaco pueden ser:

Ansiedad.
Tos.
Desmayos.
Mareo, vértigo.
Náuseas o vómitos.
Palpitaciones (sensación de que el corazón está latiendo demasiado rápido o de manera irregular).
Dificultad para respirar.
Sudoración que puede ser extrema.
Algunas personas (los ancianos, las personas con diabetes y mujeres) pueden experimentar poco o ningún dolor torácico. O pueden experimentar síntomas inusuales (dificultad para respirar, fatiga, debilidad). Un “ataque cardíaco silencioso” es aquel que no presenta síntomas.

CAUSAS DEL ATAQUE CARDÍACO

La mayoría de los ataques cardíacos son provocados por un coágulo que bloquea una de las arterias coronarias, las cuales llevan sangre y oxígeno al corazón. Si el flujo sanguíneo se bloquea, el corazón sufre por la falta de oxígeno y las células cardíacas mueren.

Una sustancia dura llamada placa, que se compone de colesterol y otras células, se puede acumular en las paredes de las arterias coronarias. Un ataque cardíaco puede ocurrir como resultado de la acumulación de dicha placa:

La placa puede desarrollar hendiduras (fisuras) o rupturas. Las plaquetas sanguíneas se pegan a estas rupturas y forman un coágulo de sangre. Un ataque cardíaco se puede presentar si dicho coágulo de sangre bloquea completamente el paso de la sangre oxigenada hacia el corazón. Ésta es la causa más común de ataques cardíacos.
La acumulación lenta de placa puede casi bloquear una de sus arterias coronarias. Un ataque cardíaco puede ocurrir si no puede fluir suficiente sangre oxigenada a través de este bloqueo, lo cual puede suceder más probablemente cuando su cuerpo está estresado (por ejemplo, por una enfermedad seria).

La causa de los ataques cardíacos no siempre se conoce. Éstos pueden ocurrir:

Cuando usted está descansando o dormido.
Después de un aumento súbito en la actividad física.
Cuando usted está activo afuera en clima frío.
Después del estrés emocional o físico súbito e intenso, como una enfermedad.

El shock cardiógeno es un estado en el cual el corazón ha sufrido tanto daño que no puede proporcionar suficiente sangre a los órganos del cuerpo. Esta afección requiere tratamiento médico de emergencia.

PRUEBAS Y EXÁMENES

Un médico o el personal de enfermería llevará a cabo un examen físico o chequeos médicos y auscultará el corazón con un estetoscopio.

El médico especialista puede escuchar ruidos anormales en los pulmones (llamados crepitaciones), un soplo cardíaco u otros ruidos anormales.
Usted puede presentar pulso acelerado.
Su presión arterial puede ser normal, alta o baja.
Un examen de troponina en la sangre puede mostrar si usted tiene daño al tejido del corazón y es un examen que puede confirmar que usted está experimentando un ataque cardíaco.

Con frecuencia, se hace una angiografía coronaria enseguida o cuando usted esté más estable. También le pueden hacer exámenes como una electrocardiograma (ECG).

Este examen utiliza un tinte especial y radiografías para ver la forma como la sangre está fluyendo a través del corazón.
Le puede ayudar al médico a decidir cuáles son los tratamientos que siguen.

Otros exámenes para observar el corazón que se pueden hacer mientras usted está en el hospital:

Ecocardiograma
Prueba de esfuerzo con ejercicio
Prueba de esfuerzo nuclear

EL TRATAMIENTO

Usted muy probablemente recibirá tratamiento primero en el servicio de emergencias.

Usted está conectado a un monitor cardíaco, de manera que el equipo médico pueda observar cómo está latiendo su corazón.
El equipo médico le dará oxígeno para que su corazón no tenga que trabajar tanto.
Se colocará una vía intravenosa (IV) en una de sus venas, a través de la cual se pasan los medicamentos y líquidos.
Usted puede recibir nitroglicerina y morfina para ayudar a reducir el dolor torácico.
Los ritmos cardíacos anormales (arritmias) son la principal causa de muerte durante las primeras horas de un ataque cardíaco. Estas arritmias se pueden tratar con medicamentos o cardioversión.

TRATAMIENTOS DE EMERGENCIA

La angioplastia es un procedimiento para abrir vasos sanguíneos estrechos o bloqueados que le suministran sangre al corazón. Generalmente, se coloca un pequeño tubo de malla metálica llamado stent al mismo tiempo.

La angioplastia a menudo es la primera opción de tratamiento y se debe llevar a cabo dentro de los 90 minutos después de llegar al hospital y antes de 12 horas después de un ataque cardíaco.
Un stent es un pequeño tubo de malla metálica que se abre (expande) dentro de una arteria coronaria. Un stent se coloca con frecuencia después de una angioplastia y evita que la arteria se cierre de nuevo.
A usted le pueden dar fármacos para romper el coágulo. Es mejor si estos fármacos se administran dentro de las tres horas siguientes al inicio del dolor torácico. Esto se denomina terapia trombolítica.

Algunos pacientes también pueden someterse a una cirugía de revascularización coronaria para abrir los vasos sanguíneos estrechos o bloqueados que le suministran sangre al corazón. Este procedimiento también se denomina cirugía a corazón abierto.

DESPUÉS DE SU ATAQUE CARDÍACO

Los siguientes fármacos se le administran a la mayoría de las personas después de tener un ataque cardíaco. Estos fármacos pueden ayudar a prevenir otro ataque. Pregúntele al médico o al personal de enfermería acerca de estos fármacos:

Fármacos antiplaquetarios (anticogulantes), como ácido acetilsalicílico (Aspirina), Medicamento Antiagregante Plaquetario o warfarina (Medicamento Anticoagulante Oral), para ayudar a evitar que la sangre se coagule.
Betabloqueadores e inhibidores IECA para ayudar a proteger el corazón.
Estatinas u otros fármacos para mejorar los niveles de colesterol.
Es posible que usted necesite tomar algunos de estos medicamentos por el resto de su vida. Consulte siempre con el médico antes de suspender o cambiar la forma como usted se toma cualquier medicamento, ya que algunos cambios pueden ser mortales.

Después de un ataque cardíaco, usted puede sentirse triste. Puede sentirse ansioso y preocupado respecto al cuidado que debe tener en todo lo que hace. Todos estos sentimientos son normales y desaparecen en la mayoría de las personas después de dos o tres semanas. También puede sentirse cansado cuando salga del hospital para la casa.

La mayoría de las personas que han tenido un ataque cardíaco toman parte en un programa de rehabilitación cardíaca. Mientras esté bajo los cuidados de un médico o enfermeras, usted:

Incrementará lentamente su nivel de ejercicio.
Aprenderá cómo seguir un estilo de vida saludable.

LLEVAR UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE

Para prevenir otro ataque cardíaco:

Mantenga la presión arterial, la glucemia y el colesterol bajo control.
No fume.
Consuma una dieta cardiosaludable rica en frutas, verduras y granos enteros, al igual que baja en grasa animal.
Haga mucho ejercicio, al menos 30 minutos al día, por lo menos 5 días a la semana (hable con el médico primero).
Hágase evaluar y tratar la depresión.
Limite su consumo de alchohol a no más de un trago al día para las mujeres y dos para los hombres.
Permanezca dentro de un peso saludable. Procure lograr un índice de masa corporal (IMC) de entre 18.5 y 24.9.

EL PRONÓSTICO

Después de un ataque cardíaco, sus probabilidades de tener otro son más altas.

El pronóstico después de un ataque cardíaco depende del daño al miocardio y las válvulas cardíacas y de dónde se localiza ese daño.

Si su corazón ya no puede bombear sangre al cuerpo tan bien como lo solía hacer, usted puede tener una insuficiencia cardíaca. Se pueden presentar ritmos cardíacos anormales y pueden ser mortales.

Generalmente, una persona que haya tenido un ataque cardíaco puede retornar en forma lenta a sus actividades normales, con inclusión de las relaciones sexuales.

CUÁNDO LLAMAR A UN MÉDICO ESPECIALISTA

Llame de inmediato al número local de emergencias si tiene síntomas de un ataque cardíaco.


Urgencias Médicas
24 horas

Algunas de nuestras
Especialidades

https://promedicasanjose.com/wp-content/uploads/2020/06/clinicapromesa-urologia-odontologia-bariatria-trauma-ortopedia-otorrino-ginecologia-dermatologia-cardiologia-pediatria-maxilofacial-cirugiaplastica-medicinainterna-trauma-ortopedia.jpg

Traumatología y Ortopedia

Atención médica y quirúrgica de lesiones traumáticas de las extremidades, la columna vertebral y sus estructuras asociadas.

https://promedicasanjose.com/wp-content/uploads/2021/04/promedicasanjose-urologia-odontologia-bariatria-trauma-ortopedia-otorrino-ginecologia-dermatologia-cardiologia-pediatria-maxilofacial-cirugiaplastica-medicinainterna-cdmx-ginecologia.jpeg

Cirugía General

Operaciones quirúrgicas del aparato digestivo, tracto gastrointestinal, sistema hepato-bilio-pancreático, sistema endocrino, glándulas suprarrenales, tiroides, paratiroides, mama y otras glándulas.

https://promedicasanjose.com/wp-content/uploads/2020/06/clinicapromesa-urologia-odontologia-bariatria-trauma-ortopedia-otorrino-ginecologia-dermatologia-cardiologia-pediatria-maxilofacial-cirugiaplastica-medicinainterna-cdmx-ginecologia.jpg

Ginecología y Obstetricia

Atención durante el embarazo y el parto, así como el diagnóstico y tratamiento de enfermedades en los órganos reproductivos femeninos.

https://promedicasanjose.com/wp-content/uploads/2021/04/priomedicasanjose-urologia-odontologia-bariatria-trauma-ortopedia-otorrino-ginecologia-dermatologia-cardiologia-pediatria-maxilofacial-cirugiaplastica-medicinainterna-cdmx-ginecologia-1.jpeg

Urología

Diagnóstico y tratamiento de las enfermedades morfológicas renales y de las del aparato urinario y retroperitoneo que afectan a ambos sexos.